Gafas de realidad aumentada ¿Merecen la pena?

La realidad aumentada es una tecnología que se puede usar en multitud de dispositivos, a diferencia de la realidad virtual, la cual precisa de unas gafas especiales. Sin embargo, también disponemos de gafas de realidad aumentada, lo que nos hace preguntarnos si merecen la pena, ya que podemos hacer uso de esta tecnología con nuestro Smartphone o Tablet. A continuación, hacemos un breve análisis que puede aclarar muchas dudas.

Pocos modelos en el mercado

A diferencia de lo que ocurre con el mercado de la realidad virtual, sólo unas pocas empresas han invertido en el desarrollo de las gafas de realidad aumentada, por lo que tenemos poca oferta de producto, traducido al castellano: poca competencia. Esto da lugar a una especie de oligarquía, en la que sólo unas pocas empresas se reparten el pastel.

Considerando que vosotros, nuestros lectores, sois particulares y no tenéis empresas que vayan a precisar unas gafas de esta índole, los dispositivos que tenemos a nuestro alcance son los siguientes:

  • Epson Moverio BT-300.
  • Recon Jet.
  • Microsoft HoloLens 2.

Al final, tenemos 4 modelos al alcance de un usuario medio, de los cuales sólo merecen la pena las de Microsfot y las MagiMask, lo que reduce, aún más, el mercado.

Funcionalidades

Como es obvio, se tratan de dispositivos enfocados plenamente a la realidad aumentada, por lo que dependerá de para qué fines queremos unas gafas de este tipo. Si buscamos entretenernos, es recomendable comprar un dispositivo así, pero no es completamente necesario porque, a día de hoy, existen aplicaciones bastante interesantes para smartphones y tablets.

Si nos ponemos exigentes, sólo le vemos sentido si vamos a explotarlas como una herramienta de trabajo, es decir, para uso profesional. Bajo mi juicio, carece de sentido desembolsar el precio que cuestan las HoloLens 2 para jugar a 3 juegos determinado, salvo que tengamos un bolsillo muy holgado y no nos “pique” la adquisición de este dispositivo.

Precio

El verdadero lastre de estos dispositivos, es el precio de adquisición. La experiencia de usuario que ofrecen las gafas más económicas es insuficiente, así que tendremos que acudir a la gama alta de este sector. Nos moveremos siempre en torno a los $1000 o $3000, precios que constituyen el salario mensual para muchos de los que nos están leyendo en estos momentos.

De momento, las empresas prefieren orientar estos dispositivos a las empresas, antes que a los usuarios.

2019-03-29T20:19:26+00:00 febrero 26th, 2019|